lunes, 23 de enero de 2012

EL VIAJE DEFINITIVO DE JUAN RAMÓN JIMÉNEZ

EL VIAJE DEFINITIVO

…Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros
cantando;
y se quedará mi huerto, con su verde árbol,
y con su pozo blanco.

Todas las tardes, el cielo será azul y plácido;
y tocarán, como esta tarde están tocando,
las campanas del campanario.

Se morirán aquellos que se amaron;
y el pueblo se hará nuevo cada año;
y en el rincón aquel de mi huerto florido y encalado,
mi espíritu errará nostáljico…

Y yo me iré; y estaré solo, sin hogar, sin árbol
verde, sin pozo blanco,
sin cielo azul y plácido…
Y se quedarán los pájaros cantando.

1.- Señala la organización de las ideas del texto.

El texto está formado por cuatro estrofas de medida irregular, que presentan una estructura circular ya que el primer verso se repite al principio y al final de la cuarta estrofa (vv 12 y 15: y yo me iré […] y se quedarán los pájaros cantando).
En cuanto al contenido se organiza en tres partes: la primera comprende del primer verso al sexto y trata sobre el transcurso normal de la vida en el entorno del poeta una vez que éste haya muerto; la segunda, que va desde el verso séptimo al décimo, el autor contempla la idea de que morirán igualmente aquellos que le amaron mientras que nacerán otros y su espíritu irá de un lado a otro, sin rumbo fijo, por su huerto, nostálgico; y la última parte, desde el verso once hasta el catorce, donde Juan Ramón Jiménez sintetiza todo lo anterior reiterando que tras la muerte lo perderá todo y se quedará solo mientras que la vida, indiferente, continúa su fluir.

2- Indique el tema y escriba un resumen del texto.

TEMA

El tema del texto es la continuación de la vida en el mundo tras la muerte del autor.

Nostalgia y soledad al pensar en la muerte que le privará de ese entorno armonioso.

Melancolía, tristeza al pensar en la finitud del ser humano frente a la eternidad del mundo natural.

RESUMEN

El poeta medita sobre su propia muerte, tras la cual el mundo armonioso en el que vive permanecerá igual.

3.- Comentario crítico del texto.
En este poema Juan Ramón Jiménez aborda el tema de la muerte como un hecho de nula trascendencia para el mundo en su conjunto. De hecho, diariamente mueren muchas personas y, por así decirlo, el mundo continúa girando. Así podemos pensar que la muerte es una continuación de la vida en su conjunto, es algo irremediable que forma parte de ella y que no está fuera sino dentro de la misma. También el poeta señala que, en el lado opuesto, cada año nacen muchas personas. En cierto modo, ellas vienen a sustituir a todas aquellas personas que han fallecido, no en el sentido de que sus vidas sean réplicas de las anteriores sino que son las que hacen posible la perpetuación de la vida en el mundo. Y aquí está realmente la clave del asunto, como la vida es como un testigo que un corredor pasa a otro, con la excepción de que nadie sabe con certeza cuándo empezó y menos aún cuándo se llegará a la meta. Finalmente, Juan Ramón también se refiere a qué es lo que hay tras la muerte, señalando que es el espíritu. Este es un tema mucho más controvertido en la actualidad en que el que simplemente se cree o no se cree. Realmente, en mi opinión, el espíritu es por un lado el resultado del anhelo humano de trascender a la muerte, fruto de su miedo a que su existencia pueda tener un fin. No obstante, por otro lado, no podemos ignorar que la vida humana se desarrolla en una dualidad cuerpo – alma que invita a pensar que el alma es el elemento que siempre perdura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada